viernes, febrero 09, 2007

[Estreno] "El libro negro" (2006) de Paul Verhoeven: Un cínico en la resistencia



1. Muy pocas razones nos ha proporcionado la Humanidad para seguir confiando en ella. De ahí que a principios del siglo XXI se respire un fuerte hedor a pesimismo alrededor del devenir del hombre, el cual nos ha educado a lo largo de la Historia que su verdadero poso, su yo real, está más cerca de lo temible que de lo benévolo. Empero, esto no es óbice para que aquellos que, como el firmante de estas líneas, comulgamos con un estilo de pensamiento amargo y nada optimista hacia la raza humana deneguemos de los largometrajes que optan por reflotar un humanismo cada vez más apagado, como es el caso de M. Night Shyamalan y La joven del agua (Lady in the Water, 2006), donde el realizador hindú, pese a exponer que los hombres cada día se encuentran más alejados entre sí, manifiesta desde el comienzo del film una confianza hacia el trabajo común y las metas colectivas; una oportunidad, en definitiva, para la redención. En cambio, sí nos molestan profundamente aquellas otras películas que, bajo sus altaneros disfraces de obras totales que pretenden adoctrinarnos sobre el contexto sociopolítico actual y castigarnos restregándonos la ausencia de asideros emocionales en un mundo convulso, terminan por entregarnos conclusiones muy alejadas de aquellos presupuestos supuestamente nihilistas de los que parten. Es el caso de largometrajes de la catadura de Crash (id. Paul Haggis, 2005), Diamante de sangre (Blood Diamond. Edward Zwick, 2006) o Babel (id. Alejandro Gonzáles Iñárritu, 2006), obras de una complacencia sonrojante porque prefieren acomodarse a lo que espera el espectador –la sociedad está fracturada, los lazos de fraternidad se van resquebrajando, el hombre adopta una miserable postura individualista; pero todavía hay sitio para la esperanza… (ejem)- que a lanzarse a completar su airado (¿?) discurso con un desenlace que las dote de coherencia. Afortunadamente, nos queda Paul Verhoeven.

Para el cineasta holandés el mundo es, con perdón, una auténtica mierda. Es algo que lleva demostrando desde que comenzó su carrera allá por los años 70, y que no ha parado de refrendar aún con los ejecutivos del “nuevo” Hollywood maniatándolo en cada nuevo proyecto que afrontaba, lo que parece haberle conducido a estar siete años sin rodar una película y a regresar a Europa para dar forma a su último trabajo. Para Verhoeven, el hombre es una manzana podrida que al juntarse con otras manzanas conforman un saco apestoso e igualmente putrefacto. No hay una perspectiva esperanzadora del futuro -RoboCop (id, 1987)- porque ya existe un presente con evidentes síntomas de morbilidad –Instinto básico (Basic Instinct, 1992)-, que a su vez se sustenta en un pretérito en incipiente estado de descomposición -Katty Tipel (Keetje Tippel, 1974)-. Su decadente visión de la sociedad se edifica sobre una mirada virulenta del individuo, al que reduce a sus necesidades básicas. Sus personajes no se proyectan más allá de sus pulsiones primitivas, cuya saciación conduce primero al equilibrio, luego a la dependencia que se torna en tolerancia, y finalmente a los estragos físicos y morales que produce la abstinencia. Su posicionamiento inconformista y (ahora sí) contracultural, su malsano interés por radiografiar las bajas pasiones del hombre, o su irreverente acercamiento a los misterios de la sexualidad y las perversiones del cuerpo -cuyo naturalismo a menudo se troca en provocación-, han convertido a Verhoeven en un cineasta incómodo, incluso marginal, incomprendido en muchas esferas, tanto de crítica como de público; una circunstancia que no ha aplacado su incendiaria visión del mundo, siempre acoplada a una iconografía y un ideario muy particular.


2. El libro negro (Zwartboek, 2006) no supone simplemente el retorno de Paul Verhoeven a la producción europea, sino también el reencuentro con Gerard Soeteman, el guionista que le acompañó durante todo su periplo anterior a la etapa norteamericana. Ambos firman un libreto que a primera vista parece una versión optimizada de Eric, oficial de la reina (Soldaat van oranje, 1977), un ecuánime y seco acercamiento a la resistencia holandesa en tiempos de la ocupación nazi, en esta ocasión con un personaje femenino (Rachel/Ellis, encarnada por Carice van Houten) como eje alrededor del cual se despliega una turbia trama que imbrica con agilidad e ilación el drama, la aventura, el romance, el humor y la acción. En este sentido, la recuperación de una presencia femenina fuerte –y en el fondo, el único personaje íntegro y con convicciones- que cargue con el peso de la acción contrasta con una de los más desatinadas manchas que ha contraído Verhoeven, el de ser un cineasta misógino, un estigma a todas luces desacertado cuando precisamente su obra está plagada de mujeres con carácter que se rebelan ante un orden jerárquico impuesto por el hombre. Narrada mediante un extenso flashback, estrategia narrativa muy frecuente en el cine del holandés –recordemos desde Delicias turcas (Turks fruit, 1972) hasta Starship Troopers: Las brigadas del espacio (Starship Troopers, 1997)-, El libro negro se adhiere a una manera de contar que parece ser despreciada por una corriente actual que cuestiona la caducidad o idoneidad de algunas estructuras clásicas, de ciertos planteamientos lineales (1), en pos de relatos más abiertos y/o difusos, con tendencia a la fuga y a la contemplación. Por ello, algunas de las críticas que el último (y magistral) trabajo de Verhoeven ha recibido pasan por adjetivos como caduca o antigua (!!!), sin darse cuenta que aquello que bulle, que se agita ferozmente tras sus “antiguas” imágenes tiene una validez y una vigencia fuera de toda duda. Verhoeven retoma así un tema tan ajado y maniqueo como el avance del nazismo para transformarlo en una siniestra visión del conflicto, esbozando un paisaje moral donde el deber se desvanece ante el pragmatismo, y cuya hipótesis final establece no pocas equivalencias con el mapa geopolítico contemporáneo.

A propósito de su paso por el pasado Festival de Sitges, mis compañeros de Miradas observaron diversas analogías entre el largometraje de Verhoeven y los films de espionaje de Fritz Lang. Y es cierto que en El libro negro puede intuirse de lejos ese aroma a serial que impregna a la memorable Spione (id, 1928), aunque sería más acertado establecer concomitancias con otro trabajo más moderno del maestro alemán, Los verdugos también mueren (Hangmen also die!, 1943), sórdido recorrido por las calles de Praga durante la ocupación del ejército nazi. Sin embargo, mientras Los verdugos también mueren es una realista parábola, no exenta de idealismo, acerca de las contradicciones que conlleva el sacrificio por una causa mayor, El libro negro es un arisco relato de supervivencia donde el individualismo se convierte en el único símbolo al que prestar culto. De esta manera, el retrato de la resistencia holandesa que plantea Verhoeven se encontraría más cerca del gélido panorama que traza Jean-Pierre Melville en El ejército de las sombras (L’armée des ombres, 1969), obviando todo indicio de heroísmo y de sumisión a la causa. Verhoeven ejerce de insolente ácrata que no duda en desenterrar las miserias de ambos frentes y cargar así contra la hipocresía de la Historia, forjando un largometraje de traiciones y culpas, de mentiras y engaños, de opresores, pero sobre todo, de oprimidos que se vuelven opresores: trayectoria circular que el director subraya en el plano que cierra la película, al mismo nivel de aquellos que ponen punto final a las últimas obras de realizadores tan dispares como puedan serlo Steven Spielberg o Mel Gibson.


3. Desafortunadamente, el trayecto por Hollywood de un realizador extranjero puede convertirse en un desierto árido con escasas posibilidades de salir airoso de él. Paul Verhoeven ha vagado durante un largo tiempo tras el fracaso artístico –que no económico- de su anterior película, El hombre sin sombra (Hollow Man, 2000), pero su vuelta a Europa la ha aprovechado integrando a su cínica postura, el dominio de la narración y la entereza de la puesta en escena. De ahí que El libro negro haga gala de una absoluta solidez, sin ausencia de fisuras, que sean 140 minutos vibrantes de piezas que se acomodan a la perfección. Pero tampoco deja de ser paradójico que éste sea su único defecto: una excesiva ortodoxia, la funcionalidad de ciertas elecciones formales que inmovilizan al relato, donde se echa en falta el desparpajo y el toque soez y un tanto chapucero del Verhoeven de antaño, cuya presencia con cuentagotas más que ensuciar, desengrasa; más que vulgarizar, humaniza –cf. la secuencia donde Ellis se tiñe los pelos de su pubis; ese miembro católico de la resistencia que solo accede a matar a un traidor tras las blasfemias proferidas por éste….

Hace escasas fechas y desde las páginas de Miradas Hilario J. Rodríguez afirmaba que, en su opinión, es difícil juzgar la cosecha fílmica del año 2006 ateniéndose a películas como Munich (Steven Spielberg, 2005) o Buenas noches, y buena suerte (Good Night, and Good Luck. George Clooney, 2005) porque según él, “apenas aportan nada, ni a mi noción de la historia del cine, ni a mi noción de la Historia con mayúsculas”. Siguiendo las directrices de los títulos que cita, podemos inferir que El libro negro pueda formar parte de este grupo. Disentimos cordialmente con Hilario J. Rodríguez, no sólo porque creemos que una gran película como El libro negro es tan importante para la historia del cine como puedan serlo Juventude em marcha (Pedro Costa, 2006), Inland Empire (David Lynch, 2006) u Offside (Jafar Panahi, 2006), sino porque pensamos que es CINE con mayúsculas, bien hecho y con cerebro detrás, algo de lo que desgraciadamente no vamos muy sobrados.

(1) En este caso, pese a su naturaleza de flashback, la estructura de El libro negro es perfectamente lineal, narrada en los tres famosos actos aristotélicos (planteamiento-nudo-desenlace).

Saludos

10 comentarios:

doncecilio dijo...

Perdón por salir del tema, pero no sé si entendí bien la frase: ¿el plano final de Munich y Apocalypto remiten a los "oprimidos que se vuelven opresores"?

No he visto El libro negro, así que todo lo que puedo decir es que me sorprende tu defensa del cine "caduco" pero "bien hecho". No me lo esperaba.
La verdad es que una enésima revisión del nazismo y la resistencia me da bastante pereza, aunque parece que esta vez merece la pena.

Saludos.

Roberto A. O. dijo...

Tanto "Munich" como "Apocalypto" comparten con "El libro negro" un discurso circular de la Historia que remite a la repetición cíclica de la barbarie, a la imposibilidad de la paz.

En cuanto a "caduco", yo no lo he dicho ni creo que la película lo sea. Simplemente se adhiere a una manera de narrar que desafortunadamente "ya no se lleva". Por lo demás es una extraordinaria película que no deberías perderte, sin duda de lo mejor que ha rodado Verhoeven "el humanista" (guiño solo pillarás tú y poquitos más....jejejeje)

Saludos

freddyvoorhees dijo...

Verhoeven el humanista? aquí uno de los que no lo pilla xD

Por cierto, con un mínimo apunte ya has eliminado toda la curiosidad que sentía por Diamante de Sangre...

¿Caduca o antigua? pues ojalá todas fueran así de estupendas, que tan sólo Starhip Troopers me resulta superior de la cosecha de Verhoeven que he podido ver...

doncecilio dijo...

Bueno, el amigo "humanista-viejo verde" se merece de entrada mi admiración sólo por haber hecho Starship Troopers. Quizá yo acabe siendo uno de los que critican su poco riesgo narrativo, quién sabe. Ya veremos.

Saludos.

El misionero dijo...

El día que yo no disienta de Hilario J Rodríguez comenzaré a preocuparme

Bandrui dijo...

Hola! Supongo que no te diré nada nuevo y que ya lo sabrás, pero bueno.. por si acaso. En la filmoteca, en el cine Doré, van a echar a partir de mañana muchas películas coreanas por un lado, y de Kim Ki-duk por otro. Todos los días echan un par, y todos los títulos los ponen dos veces. Yo me da que tendré que elegir, porque ir a todas es casi imposible, tendría que llevarme un saco de dormir y hacer noche alli jaja

En fin, tan sólo era eso. Al verlo me acordé de tí.

Un saludo!

Roberto A. O. dijo...

Jejeje, este misionero...necesita un buen repaso.

Tranquilo freddy, lo de "humanista" no tiene mucha gracia que te lo explique. Sí tiene gracia para quienes lo oímos un día porque vamos, si atendemos a la filosofía humanista, Verhoeven no es que sea un gran discípulo.

Por cierto bandrui, yo en principio iré el jueves a (volver a) ver la extraordinaria "A bittersweet life" y me quedaré a una mesa redonda sobre cine coreano posterior a la película. Luego aprovecharé el jueves siguiente para ver la única película de Kim Ki-Duk que me falta (su opera prima "Crocodile"), y no sé si alguna otra cosa más ya que la retrospectiva es un pelín pobre. Y más interesante que el cine Doré está el repaso a la carrera cinematográfica de Hong Sang-Soo, en la Casa Encendida. Échake un vistazo.

Saludos

JohnTrent dijo...

Tampoco hay que fiarse de los de la Dirigido. Al menos de varios de ellos. Eso si, como revista, es muy interesante y esta muy currada.

Sobre El libro negro, ya la vere en DVD lo mas seguro. No porque no me interese, sino porque tengo otras opciones para ver en cine antes y ultimamente no voy demasiado.

Saludos.

Bandrui dijo...

Pienso ir a ver esas dos y alguna más, así que igual nos vemos. Las de Kim Ki-Duk tengo que admitir que me dan miedo, porque leí que La Isla provocó desmayos, también que en la de Coast Guard salía un niño con un cuchillo que... y yo es que soy un poco maricona jaja ¿Es sólo una escena concreta o son varias? Si es sólo una, basta con no mirar en ese momento. He sido capaz de ver las dos primeras de Saw, retirando la vista según que cosas, así que no sé que haré.

He visto lo de la Casa Encendida, parece interesante, veré como lo compagino.

Saludos

Roberto A. O. dijo...

Bueno...lo de los desmayos siempre son las típicas leyendas urbanas, vamos, que "La isla" tiene escenas contundentes pero tampoco es para tanto. En "Address Unknown" también hay varias, al igual que en "The Coast Guard"...

Saludos