domingo, noviembre 09, 2008

Californication (1ª temporada)



Hay obras que uno termina detestando emocionalmente. No hay más. En el fino equilibrio entre la reflexión concienzuda y la impresión emocional, gana la segunda. Y gana porque las teclas que pulsa se imponen al goce racional, o básicamente porque te tocan mucho las pelotas. Pasa con "Martyrs" y pasa con "Californication". Ha pasado en Sitges con 26 años y pasará en otro sitio con 50. Y ocurre porque hay momentos en la vida en los que ya no quieres que te sigan metiendo goles tontos, o porque sencillamente ya estás harto de las mismas mentiras pero disfrazadas de (falsa) irreverencia.

Si me sintiera con ganas de defender "Californication", podría decir que se trata de un nuevo reciclaje que Hollywood realiza de sus "historias románticas", de otra reinvención más de sus cuentos de hadas: en HD, con cámara al hombro y con tetas, pero aún así cuentos de hadas; aunque para redefiniciones de los mitos románticos, me quedo con las producciones Appatow, a mí parecer más conscientes de su propia naturaleza y también menos arrogantes. Podría afirmar que la serie protagonizada por David Duchovny (al menos la primera temporada) es una historia feliz para cuarentones fracasados, pero adecuada al lenguaje soez, a la estética sucia y a la desinhibición conceptual, para que entre bien y para que cuando gires la cabeza y veas en la tele a un tipo diciendo tactos y tirándose a todo lo que tenga una vagina, no cambies de canal.

Pero no, no me da la gana porque "Californication" posee la semilla de la impostura. Porque "Californication" es la historia de un escritor cuya cínica novela sobre relaciones de pareja ha sido prostituida en una adaptación "näif" con Tom Cruise y Katie Holmes...y en el fondo, "Californication" es como si a Bukowski le hubieran adaptado una novela pasándola por el filtro de una "love story" clásica. Porque "Californication" es la historia de un "loser" que debe follar mucho como trayecto redentor hasta darse cuenta que la verdadera felicidad se encuentra en la pareja que abandonó porque no estaba preparado. Y porque "Californication" es la enésima ficción misógina que dice que esa mujer que dejaste tirada porque te rajaste, te va a esperar toda la vida pase lo que pase, y te perdonará hagas lo que hagas. Aquí radica la verdadera incorrección de "Californication", pero también su gran mentira, es decir un artefacto indefendible por su supuesto realismo y verosimilitud. Así, el chaval que admire "Californication" sería algo así como aquel que cree que puede pillar una furgoneta con unos colegas, pillar a una chica por la calle y proponerle de todo (Bangbus)...todo ello porque está rodado con cámara en mano y parece "de verdad". Maldito "mockumentary" sexual.

Y puede que "Californication" sea en el fondo una gran farsa que se ríe de todo eso. De hecho, es más que posible. Pero a mí me cayó en la peor hora y en el día equivocado. Algo que no me ocurrió con "Martyrs", todo sea dicho.

Saludos

7 comentarios:

Diego dijo...

¡Qué perra has cogido con Martyrs! ;-) Por lo demás, comparto ese sentimiento de tirria diríamos casi instintiva hacia un tipo de productos que percibimos de inmediato como falsos... a mí me ha pasado con Rachel Getting Married.

Anónimo dijo...

Bueno, precisamente hay un bangbus frustado en la segunda temporada de Californication, no se si lo dices por eso...

La serie no esta tan mal pero a veces resulta algo cansina , y el final de la 1era temporada es, por incoherente, una miccion gigantesca sobre su supuesto espiritu subversivo.

Saludos.
Jose.

Abuelo Igor dijo...

"Hay obras que uno termina detestando emocionalmente. No hay más. En el fino equilibrio entre la reflexión concienzuda y la impresión emocional, gana la segunda. Y gana porque las teclas que pulsa se imponen al goce racional, o básicamente porque te tocan mucho las pelotas."

¿Pero eso no es, precisamente, lo que hace todo el rato Carlos Boyero? ¿Ir de visceral y auténtico y no esforzarse en el análisis?

Aunque por lo menos ahí se abre un camino que tú aprovechas y Boyero no: el del autoanálisis, el de sacar de uno mismo las razones de ese rechazo y desarrollarlas. No sé si el resultado es crítica de cine o no, pero interesante lo es.

Saludos.

Alvy Singer dijo...

Me gusta Californication, pero tiene USTED MÁS RAZÓN QUE UN SANTO.

Roberto A. O. dijo...

Abuelo Igor, Boyero desprecia, y se mueve únicamente por filias y fobias personales. Cuando estás anquilosado, tu mente es incapaz de flexibilizar. En mi caso, podría defender "Californication", escapar de la rabia que me produce y extraer cosas que me parecen muy sabrosas...pero lo otro me puede, como me puede con "Martyrs", pese a que también aúna argumentos para ir más allá de lo que propone. Si eso no es crítica, a mí ya me da igual la crítica.

Saludos

Anónimo dijo...

lo que más me llama la atención es que esta serie le guste a alguien de más de 15 años, de verdad. me bastaron los primeros minutos: un tío meando en una pila bautismal (ooohh) y a una monja mamándosela. todo con un halo pulcro al que se lo nota tantísimo 'quiero impactar y ser irreverente'. pero eso no es irreverente, eso es una caca.

Víctor dijo...

Ya veremos "Martyrs", ya, con un buen pack de palomitas...

Supongo que la clave para que te guste "Californication" es no buscarle tres pies al gato y, sobre todo, recordar por un nanosegundo hay vida más allá de la CRÍTICA. ¿Alguien se da por aludido/a?

Un abrazo.