jueves, marzo 22, 2007

[Avance] IV Muestra de Cine Fantástico de Madrid



Dedicado a Lolo

En el número de Abril publicaremos en Miradas la crónica completa de la pasada Muestra de Cine Fantástico de Madrid. Mientras tanto, avanzo el texto dedicado a la última película de Shinya Tsukamoto, cuyo mal recibimiento merece ser subsanado mediante estas líneas.

Tras el rodaje de Vital (id. 2004), Shinya Tsukamoto declaraba su cansancio ante la dificultad de conseguir financiación para sus proyectos más personales, así como su escaso éxito en su país de origen, un estatus que no debería sorprenderle ya que él mismo se ha convertido en una especie de ácido que corroe la diáfana existencia nipona. Afortunadamente, el proyecto de cortometrajes de Jeonju le concedió la oportunidad de rodar Haze (id. 2005), una obra maestra absoluta en formato mediometraje donde recuperaba la fisicidad y el desasosiego formal de sus primeras obras. Con su último trabajo, Nightmare Detective (Akumu Tantei, 2006), Tsukamoto pretende establecer un puente entre su rabiosa manera de aprehender el mundo y un necesario bálsamo comercial, a través de un largometraje mezcla de encargo y proyecto personal, y donde comparte la escritura del guión por primera vez en su carrera. Aquí descansa por tanto la fragilidad de una obra que bascula entre dos conceptos que el director nipón parece incapaz de asociar: por un lado, desmarcarse de las constantes del J-Horror -un sarcástico guiño al lei-motiv de los fantasmas de largos cabellos- mediante una estructura argumental más adulta y un mayor contenido violento; y por otro, usar ciertos ganchos comerciales que auguren cierto impacto en la taquilla patria –la elección de una diva del J-Pop como Hitomi como protagonista.

Pero Shinya Tsukamoto es un director de una personalidad tan virulenta que carece de la habilidad para escindirse bajo el manto popular, algo que ya demostró en Gemini (Sôseiji, 1999), que aparentaba ser un trabajo comercial para terminar convirtiéndose en una extrañísima y muy bizarra película. Su cine ha de entenderse como un acto de rebeldía, de total inconformismo ante el alienante status quo nipón, que ejecuta sus armas no sólo desde la transgresión conceptual –la mutilación y el dolor físico como herramientas para escapar de un entorno estandarizado- sino también visual, de ahí que sus obras estén marcadas por una estética radical, que algún despistado puede confundir hoy en día con videoclipera, pero que es ajena a las modas coyunturales y a probadas recetas de éxito. Para Tsukamoto, la volatilización del encuadre, la ruptura de su composición o los desquiciados travellings son las armas que esgrime frente a la armonía y el equilibrio del arte clásico japonés. Y hay mucho de ello en Nightmare Detective, largometraje que conecta de forma esquiva con sus obsesiones, con su dolorosa manera de entender a los seres humanos y a las relaciones que se establecen entre ellos y la sociedad que los subyuga. Por ello somos incapaces de entender ese pegote a modo de epílogo que remata de forma fraudulenta esta historia de un detective capaz de introducirse en los sueños ajenos, y que supone una farsa, una negación del pesimismo existencial que exuda toda su obra. Pero Tsukamoto es inteligente, y su personaje desaparece antes: todo un ejercicio consciente que cuestiona su adhesión a tan calamitoso cierre.

Saludos

6 comentarios:

JohnTrent dijo...

Pues si, por mucho que Nightmare detective pueda parecer, o digan algunos (!!) una pelicula lejos del radical cine de su director, nada mas lejos de la realidad, pues se trata de otro ejemplo de cine bizarro, truculento y malsano. Una pelicula ¿de terror? que alcanza el climax de locura y delirio en su largo climax final, con alguna imagen muy poderosa.
Irregular en conjunto, una pelicula digna de un visionado. Interesante.

Saludos.

El amigo de las tormentas dijo...

De verdad os parece malsana y incorfomista? O la sobrevaloráis por venir de quien viene o necesito verla otra vez, porque me pareció bastante justita.

El misionero dijo...

Gracias por la dedicatoria Roberto.

En mi blog te dedicaré a ti otra cosita y hablaré de la película. Lo haré en mi blog porque no quiero manchar el tuyo, eh.

un abrazo japonés

Roberto A. O. dijo...

¿Sobrevalorada? simplemente reconozco ciertos valores que tiene la película. A mi no me parece ninguna maravilla, ni siquiera me parece una buena película, pero tampoco una "bazofia" como he leído en algún sitio.

Como siempre digo, esto ya queda a colación del lector, es decir, decidirse entre un texto de alguien que no conoce a Tsukamoto y otro que sigue su obra. Yo escribo desde la perspectiva que conozco, y además no me pagan por alabar a Tsukamoto....jejejeje, realizador que por otra parte se ha olvidado bastante en preferencia de otros de mucho menos interés. Pero eso suele suceder ante aquellos que realmente "molestan" con su cine.

Saludos

Bandrui dijo...

A mi me gustó. También pienso que no es una maravilla y puede que ni siquiera buena, pero estuvo bien. Al menos entretenida y curiosa.

Me pareció interesante la visión que proponia sobre la desdicha humana, el suicidio, la mentalidad del asesino.. en uno de los discursos del final practicamente me convenció xD

Me ha resultado curioso que en tu texto no hagas ningún comentario sobre aspectos psicológicos.

saludos

Roberto A. O. dijo...

Bueno bandrui, suelo añadir esas notas cuando creo que son necesarias...jejeje...además, no deja de ser una reseña corta. De todos modos, la estructura del film es muy parecida a "A snake of June", con la que guarda más de un punto en común.

Saludos