miércoles, diciembre 24, 2008

The Spirit


Hay personas que se montan su pequeño microcosmos y consiguen vivir en él con sus propias reglas. No tienes que ser precisamente un ermitaño y/o eremita, simplemente basta con que formes tu propia comunidad y te aisles de los demás, algo que puede confirmarse en los vastos espacios de la red, formados por foros y comunidades que respiran una sorprendente autarquía cultural. Así, uno puede vivir feliz con su propia moral y visión del mundo, hasta que alguien se cruza en tu camino o tú terminas cruzando una puerta que no sabes ni cómo abrirla (¿como Javier Marías?). Es entonces cuando esa puerta, llámese blog, mujer, hombre, acontecimiento traumático o box office, te devuelve una realidad que obliga a replantearte tus principios...salvo que seas demasiado viejo, terco o arrogante, que prefieras vendarte los ojos y hacer cómo que no ha pasado nada.

Algo parecido le ha sucedido a Frank Miller con su adaptación de The Spirit. Como si no hubiera salido jamás del plató de Sin City, Miller pidió incluso a Zack Snyder que le pasara su (memorable) versión de 300 detrás del decorado verde, para así no "abrir otras puertas" que pudieran poner en jaque su visión del comic de Will Eisner. Miller entendió que sólo a través de las herramientas que le proporcionó Rodríguez podía concebir su particular acercamiento al "Citizen Kane de los comics" (jojojo), y le ha salido una película bastarda, un Sin City vigoréxico pero que tampoco supone un salto cualitativo con respecto a éste, sino más bien un clon que ya parece hasta pasado de moda. Basculando entre lo ridículo y lo épico, entre una dramaturgia heterodoxa (por sus constantes oscilaciones de humor) y el cartoon más disparatado (The Spirit es, una action movie elastizada sin solución de continuidad), Miller se asemeja a un anciano con demencia que se ha empeñado en hacer lo que ha querido, lo cual le honra pero no es excusa para que no le haya echado un vistazo a "El arte cinematográfico" del Sr. Bordwell. O como bien me comentaba Diego Salgado tras el pase, un Ed Wood con dinero embriagado de un arte (hasta "El contrataque del caballero oscuro", con todos sus defectos, era una obra rupturista) que no es su arte, aunque lo recubra de una estética monocroma. Viendo The Spirit uno se pregunta, primero, qué ha sido de ese artista capaz de volcar en la viñeta el expresionismo abstracto (o neoexpresionismo) de Basquiat o Schnabel; y segundo, que Robert Rodríguez sí sabe hacer cine, mejor o peor, pero sabe.

Y sí, hay mucho delirio en este The Spirit, tanto que podría considerarse puro cinema bis de la era digital, lo cual con un presupuesto cercano a los 50 milones de dólares debería hacernos reflexionar sobre los trasvases entre narrativa B y blockbusters contemporáneos. En definitiva, resumamos y pasemos de eufemismos: The Spirit es un bodrio considerable que hace que, si la posmodernidad es Port Aventura, la película de Miller sea la barraca de feria regentada por gitanos que hay en mi barrio, donde lo mejor es la inclinación parafílica de un superhéroe que desea follarse a su ciudad.

Saludos

PD: en Miradas hemos publicado un especial dedicado a la Colección FantaTerror de Suevia. Quien suscribe firma dos pequeñas reseñas: quien disfrutó con el texto dedicado a La séptima víctima tendrá en La torre de Londres un pequeño anexo que espero desarrollar en el futuro. El otro, La violencia del sexo, una pequeña paja que espero puedan disculparme.

7 comentarios:

Tonio L. Alarcón dijo...

Ya lo hemos comentado muchas veces: a mí Miller me parece un narrador irregular, tendente a los altibajos, y que en su buena época te hacía vibrar por esa intensidad tremebunda que ha perdido de forma evidente con los años. Precisamente en DK2 yo veo un equivalente a lo que tú explicas aquí, a un veterano intentando plantear unas rupturas narrativas que no van con él y que, de vez en cuando (¡sólo faltaría!), cuajan.

Qué pocas ganas me dejas de ver The Spirit... ¡Con lo que me gusta Will Eisner!

Alvy Singer dijo...

A mi en cambio me encanta narrativamente Frank Miller. All-Star Batman es una vergüenza y The Spirit no sigue la senda de la honestidá samurai que se diga.

Gracias por el enlace y resignados al cine iremos. FELI NAVIDÁ!

J. P. Bango dijo...

No sé yo si es profética tu alusión (artículo de Miradas.net) al futuro del splatter yanqui, lo que no pongo en duda es que nunca volverá hacerse algo como I Spit on Your Grave (contenedora de un espeluznante set piece de más de 40 minutos).

Saludos cinéfilos, camarada(s)

Alvy Singer dijo...

La he visto. Estoy de acuerdo, es una estupidez impropia para todos: los espectadores, todavía ilusionados al entrar a la sala, y Frank Miller, que parece dejar claro que ya ha hecho todo lo memorable que tenía que hacer (DK, DK2, Elektra, Sin City, Hard-Boiled).

Muchos homenajes a Eisner, pero muy poco cine. Tiene cosas interesantes, pero sacar de escena a Paz Vega cantando y bailando no es definitivamente ser gracioso.

Abuelo Igor dijo...

Es una pena que, con todo lo que ha hecho Frank Miller, haya tenido que pasar al acervo general como objeto de burlas y cuchufletas por parte de frikiguays de todo pelaje. Pero le doy la razón a Roberto: él se lo ha buscado.

Caer en el mismo "camp" vergonzoso que ha arruinado tantas películas sobre cómics es más indigno aún viniendo de quien viene. Y hacer olvidar los muchos aciertos que hay a base de meter la gamba hasta el fondo una y otra vez, es de juzgado de guardia.

Yo, que llevo 18 años besando el suelo donde pisa este hombre y perdonándole con buena voluntad los deslices de los últimos seis o siete, me encuentro poco magnánimo ahora. O bien será que en el fondo no se llevaba bien con Eisner. Parece ser que en las entrevistas entre ambos hay alguna escaramuza que otra.

Alvy Singer dijo...

Igor, sin ánimo de ser corrector ni repelente, no es camp, al menos según Susan Sontag, porque el camp, al menos, es inconsciente. Igual que Batman & Robin no es camp. Si fuera camp sería Barbarella de Roger Vadim, pero NO. Esto es terriblemente intencionado.

Es Kitsch. Volutnariosamente ridículo y gracioso. Y eso suele ser muy muy muy aburrido, a mi hasta con gente que lo maneja estupendamente como Pedro Almodóvar.

Abuelo Igor dijo...

Bueno, no todos tenemos por qué ser seguidores de Susan Sontag...

Amén de que la idea de que Vadim se estaba tomando en serio "Barbarella" cuando la hacía, oye, todo puede ser, pero...